CÓMO saber si una ENTRADA es MUY CARA

Hubo un tiempo en el que algunas personas planteaban que las entradas a los conciertos de la clásica eran muy caras. Una afirmación de las que intentan dictar sentencia desde un punto de vista puramente emocional y particular.

Pero claro, cuando escuchas este tipo de comentarios, no puedes evitar mirar atrás y compararlo con otro tipo de espectáculos. Recuerdo aquel famoso concierto que la banda Muse (una de mis bandas favoritas, por cierto) realizó en 2010 en el estadio Vicente Calderón. Fueron capaces de reunir a 45.000 personas con entradas a 50€ por persona.

¡En solo ese concierto, lograron recaudar el presupuesto anual de muchas orquestas sinfónicas de tamaño medio! 

Por supuesto, el concierto fue magnífico y nadie se podría quejar del precio de esa entrada después del espectáculo ofrecido. Hubieron muchísimos efectos especiales que lograban engrandecer todavía más la música de Muse y que, efectivamente, costaban mucho dinero (y aún así, se llevarían un buen pellizco).

Está claro que la clásica juega en otro nivel: conciertos sinfónicos de unos 80 músicos encima del escenario (en la banda Muse son tres personas), teatros y auditorios de entre 800 y 2500 localidades (¿os imagináis que 45.000 personas quisieran venir a uno de nuestros conciertos?) y, por supuesto lo más importante, se trata de una actividad que pretende establecer una relación personal e íntima entre la propia música y el espectador (es necesario estar en silencio y aprender a escuchar).

«La clásica juega en otro nivel: conciertos sinfónicos de unos 80 músicos encima del escenario, teatros y auditorios de entre 800 y 2500 localidades y, por supuesto lo más importante, se trata de una actividad que pretende establecer una relación personal e íntima entre la propia música y el espectador«

Sin duda, es importante que conozcamos el valor de las cosas: actualmente, por menos de 50€ puedes sentarte en casi todos los teatros y auditorios de nuestro país en primera fila. Aún así, es importante que establezcamos un supuesto, a nivel orientativo, de lo que costaría un concierto tipo de una de nuestras orquestas:

1. Imaginemos que tenemos una orquesta sinfónica de 60 músicos que cobran 750€ brutos semanales (por supuesto, existen orquestas en las que se paga más o mucho más y también las hay en las que se paga menos o mucho menos). En total, nos salen 45.000€ de sueldos semanales del personal artístico de la orquesta.

2. Sigamos imaginando que nuestra orquesta ofrece conciertos en una sala de 1200 localidades que se pueden dividir de la siguiente manera:

  • Zona A: 400 localidades.
  • Zona B: 300 localidades.
  • Zona C: 250 localidades.
  • Zona D: 150 localidades.
  • Diversas zonas para venta en concierto: 100 localidades.

Y aplicaremos unos precios que perfectamente podríamos encontrar en cualquier sala de nuestro país:

  • Zona A: 45€.
  • Zona B: 38€.
  • Zona C: 25€.
  • Zona D: 15€.

En el mejor de los casos, que lográramos llenar nuestra sala de conciertos, recaudaríamos lo siguiente: 

  • Zona A: 18.000€.
  • Zona B: 11.400€.
  • Zona C: 6.250€.
  • Zona D: 2.250€.

En total serían 37.900€ recaudados que, ni mucho menos, cubrirían los gastos del personal artístico (45.000€) de nuestro concierto. Este ejemplo es muy gráfico si lo extrapolamos a los conciertos de las orquestas sinfónicas de nuestro país: podréis observar que muchas veces el precio de las entradas son mucho menores que los aquí expuestos o, incluso, se ofrecen ¡conciertos gratis!.

Además, en este ejemplo tan simple que he expuesto, en ningún momento hemos contado otro tipo de gastos como lo son los gastos del personal gestor de la orquesta, el coste del alquiler de las partituras o del alquiler de algún instrumento extra. Tampoco hemos contado el caché de la asistencia de algún solista internacional. Igualmente, cabe explicar que, en una orquesta sinfónica, no todo el mundo cobra lo mismo: el grado de responsabilidad varía de tocar en un primer atril a tocar en el último.

En resumen, si de algo podemos sacar en claro de todo esto es:

  1. Las entradas de la clásica no son caras.
  2. Lo normal sería que una orquesta realizara varias veces un espectáculo (sería necesario realizar un estudio de público para ver la viabilidad).
  3. Existe un profundo desconocimiento sobre el mundo de la gestión cultural.
  4. Debemos aumentar el valor que tiene el capital invertido en cultura por nuestras autoridades.

 

¿Estás de acuerdo con esto? Déjame un comentario y hablemos sobre el tema.

Comparte este post

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Otros posts recientes

¿Qué opinas sobre el tema?

Scroll Up

Suscríbete | Nuevos Posts

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad